El voto femenino: un hito democrático hacia la igualdad

Sep 24, 2021 | 90 años del voto femenino

Artículo 36:  Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de 23 años, tendrán los mismos derechos electorales conforme determinen las leyes

Este año se cumplen 90 años de un debate y una votación históricos. El 1 de octubre de 1931 el Pleno de las Cortes Constituyentes aprobaba el artículo de la Constitución que reconocía los mismos derechos electorales a los ciudadanos de ambos sexos. Un hito democrático con una protagonista, Clara Campoamor, y un recorrido jurídico, político y social que te invitamos a recorrer con nosotros.

Y es que los grandes cambios políticos y sociales de nuestra historia son el resultado de cambios, evolución, progreso, debates y decisiones que toman forma a lo largo de los años. Este es el caso del derecho de las mujeres a elegir a sus representantes, que se reconoció en nuestro país cuando los 161 ‘síes’ a favor del voto femenino se impusieron a los 131 ‘noes’ pronunciados en las Cortes de 1931. 

En este 2021, se cumplen 90 años de la aprobación en el Congreso del primer artículo constitucional que otorgaba este derecho a las mujeres españolas. 90 años desde que la mujer alcanzó la ciudadanía política y 90 años, por tanto, desde que España reconoció el sufragio universal y sin adjetivos. Pero, como narramos, no fue un camino fácil.

Con el advenimiento de la Segunda República se reconoció el sufragio pasivo femenino a través del decreto del 8 mayo de 1931. De esta forma, las mujeres podían optar a ocupar un escaño en Cortes y así Clara Campoamor, Victoria Kent y Margarita Nelken se convirtieron en 1931 en las primeras mujeres diputadas de nuestra historia. Sin embargo, todavía no podían participar con su voto en las urnas ya que el sufragio activo era un derecho exclusivo de los hombres.

El 1 de octubre de 1931 fue el día en que se aprobó el artículo 36 de la Constitución de la Segunda República, que entraría en vigor en diciembre del mismo año y que permitió a las mujeres votar por primera vez en la historia dos años más tarde, en las elecciones de 1933. Fue un debate intenso en el que destacó especialmente un nombre: el de Clara Campoamor.

“Otra cosa, además, al varón que ha de votar. No olvidéis que no sois hijos de varón tan sólo, sino que se refine en vosotros el producto de los dos sexos.”

Con su dialéctica y tesón la parlamentaria defendió la imperiosa necesidad de reconocer el derecho a votar de las mujeres. Pero no fue la única. El feminismo sufragista tuvo su caldo de cultivo en otras mujeres que reivindicaron sus derechos y los de sus predecesoras: Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal o Carmen de Burgos, entre otras.

¿Cómo narró la prensa de la época el camino hacia el sufragio universal? ¿Quiénes fueron las figuras clave? ¿Cómo evolucionó el papel de la mujer en el ámbito político? De todo esto y más hablaremos en una serie de artículos, vídeos y entrevistas para dar a conocer el hito histórico que se produjo hace 90 años. ¿Nos acompañas? 

Otros artículos que también pueden ser de tu interés:

“Las mujeres mandan”, la visión periodística de la aprobación del voto femenino

Durante estos días de comienzos de otoño transcurrieron los debates parlamentarios y la posterior aprobación del artículo 36, el precepto constitucional que reconoció el derecho a voto de las mujeres.

1 de octubre de 1931: la sesión en la que las mujeres dan el gran paso hacia la plena ciudadanía política

Aquella sesión parlamentaria marcó la historia en la lucha por equiparar los derechos políticos de hombres y mujeres. Solo dos diputadas formaban parte de la Cámara, que al término de la sesión, aprobó el voto para todas las españolas.

“La aprobación del voto femenino en España se enmarca en un movimiento global”

En esta entrevista, analizamos con Yolanda Gómez, catedrática de Derecho Constitucional y directora del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales el proceso de aprobación del voto femenino en España, el aumento de la participación política de la mujer que se produjo durante la Segunda República y los avances hacia la igualdad.

El Congreso celebra que hace 90 años “las mujeres ganaron un derecho y la sociedad española dignidad, justicia, riqueza y capacidades en beneficio de todos»

Este 1 de octubre, 90 años después de la sesión de las Cortes Constituyentes de 1931 en la que se aprobaba el derecho a voto para las mujeres, el Congreso de los Diputados ha organizado un acto para celebrarlo.

Imágenes, objetos personales y documentos recuerdan la figura de Clara Campoamor y el avance hacia la igualdad

Bajo el título “Clara Campoamor, los derechos de la mujer” una exposición recuerda la figura de la diputada y defensora del voto femenino, cuyo tesón consiguió que la Constitución de 1931 reconociera por el derecho de sufragio activo para las mujeres.

Clara Campoamor, una mujer adelantada a su tiempo

En democracia el pueblo participa en la toma de decisiones con su voto. Pues bien, la historia de la democracia es la de los hombres y mujeres que luchan por ampliar el derecho al voto a todos. Y en España, ese hito tiene una clara protagonista: Clara Campoamor.

“Sin presencia de mujeres, las cosas no habrían sido iguales” en las Cortes de 1931

En esta entrevista, Itziar Gómez, letrada del Tribunal Constitucional, nos habla del voto femenino como punto de inflexión en el camino hacia la igualdad jurídica entre hombres y mujeres.

Un acto institucional, mesas de debate y una exposición, por los 90 años de voto femenino

El 1 de octubre se cumplen nueve décadas desde la aprobación en el Pleno de las Cortes del artículo que permitió a las mujeres españolas acudir por primera vez a las urnas dos años más tarde.

La conquista de un derecho a través de las fronteras

Durante siglos, las mujeres quedaron al margen de la toma de decisiones que marcaron el desarrollo y la evolución de las sociedades y gobiernos de todo el mundo.

Campoamor y Kent, “la novedad de la representación femenina en las Constituyentes”

14 de julio de 1931 el Parlamento surgido de las elecciones del 28 de junio de se reunía para su sesión de apertura, una jornada histórica porque arrancaba la legislatura en la que, por primera vez, la ciudadanía española no solo estaba representada por hombres.